Liposucción

 

 

Mejora los contornos corporales mediante la remoción de depósitos de grasa no deseados.

La Liposucción mejora el contorno corporal eliminando los depósitos de grasa antiestéticos mediante una cánula (tubo) y un dispositivo de vacío –que aspira-. Este procedimiento puede realizarse utilizando las técnicas de tumescencia (también llamadas “húmedas”). Las técnicas de liposucción suelen actuar contra las células de grasa (adipocitos). Se utiliza como solución tumescente para infiltrar (en la zona que luego vamos a aspirar) una mezcla de: solución salina, anestesia local y adrenalina que disminuirá la pérdida de sangre, facilitará la extracción de la grasa, disminuyendo además el malestar post-operatorio. También reduce los hematomas y la tumefacción que pueden aparecen tras la intervención. Las áreas más comunes en las que se realiza la liposucción son: barbilla, mejillas, cuello, antebrazos, el área encima de los pechos, abdomen, nalgas, caderas, muslos, rodillas, pantorrillas y tobillos.

Este procedimiento puede realizarse utilizando las técnicas de tumescencia (también llamadas “húmedas”). Las técnicas de liposucción suelen actuar contra las células de grasa (adipocitos). Se utiliza una solución tumescente para infiltrar (en la zona que luego vamos a aspirar) una mezcla de: solución salina, anestesia general  y adrenalina que disminuirá la pérdida de sangre, facilitará la extracción de la grasa, disminuyendo además el malestar post-operatorio.

 

Aproximadamente dos horas.

Puede utilizarse anestesia general.

  • Hematomas temporales.
  • Tumefacción.
  • Entumecimiento.
  • Dolores o sensaciones de quemazón.
  • Infección.
  • Asimetría.
  • Ondulaciones de la piel.
  • Cambios en la pigmentación (hipo/hiper).
  • Daños en la piel.
  • Retención de fluidos, y/o pérdida excesiva de sangre y/o fluidos.
  •  
  • El paciente podrá volver a trabajar transcurridos entre cinco y catorce días.
  • Las actividades que requieran un mayor esfuerzo podrán retomarse tras pasar de dos a cuatro semanas.
  • La sensación de tumefacción y los hematomas desaparecerán en un período de uno o seis meses, dependiendo de la cantidad de grasa extraída y las áreas tratadas.

El efecto es permanente y puede ser incluso mejorado y aumentado con una dieta apropiada y ejercicio constante.

Compare listings

Compare