MEDICINA ESTETICA
LIFTING FACIAL

El lifting facial es una intervención estética que tiene como finalidad principal combatir el envejecimiento facial. Para eliminar las arrugas e imperfecciones de la cara y el cuello la piel se estira mediante una cirugía mínimamente invasiva. Es un procedimiento estético que se realiza bajo anestesia general sin ingreso hospitalario.

El lifting facial es uno de los mejores procedimientos estéticos para terminar con el envejecimiento global de la piel del paciente. Algunas zonas de la cara necesitan otras intervenciones complementarias a parte del lifting, sobre todo para eliminar aquellas arrugas, manchas o imperfecciones más pequeñas. El tratamiento idóneo para cada paciente lo decide el especialista en estética facial el primer día de la visita.

El lifting facial es un procedimiento de cirugía estética que consiste en retirar la piel sobrante del rostro y cuello para eliminar la flacidez, los surcos y las arrugas profundas. En definitiva, lo que se consigue es un efecto de rejuvenecimiento.

Tipos de lifting
Según las áreas del rostro a tratar pueden distinguirse los siguientes tipos de lifting faciales:

 Lifting Frontal: Eleva las cejas caídas y elimina las arrugas de la frente.

 Lifting Medio: Elimina la grasa acumulada en los pómulos y eleva las mejillas.

● Lifting Largo: Reduce la grasa del reborde de la mandíbula y la papada.

 
  • Eliminar las arrugas más profundas de toda la cara y el cuello.
  • Eliminar los surcos y pliegues de los labios, mentón, frente y cuello.
  • Mejorar la estética de la zona alrededor de los ojos, para lo que a menudo se complementa con Botox u otras técnicas
  • Mejora la circulación.
  • Aporta elasticidad y firmeza a la piel. 
  • Estimula la producción de colágeno y elastina.
  • Ofrece un completo rejuvenecimiento facial y/o corporal.

Se realizará exámenes preoperatorios para valorar el estado de salud de la paciente. Se abrirá una ficha médica y se realizarán chequeos de salud. Es importante que la paciente informe al médico de si padece alguna alergia o enfermedad, como hipertensión, problemas de coagulación de la sangre, diabetes, problemas de cicatrización, etc. Y también si toma medicación o suplementos
vitamínicos. Es aconsejable que la paciente deje de fumar 15 días antes de la operación y que lleve la piel limpia e hidratada cuando llegue el momento.

Compare listings

Compare